25 ene. 2010

Sopa coreana


El capitán me preguntó si quería desayunar. Dado que llevaba en pie desde las dos y cuarto de la madrugada, no pude negarme. “¿Tostada o coreano?” Tostada, por supuesto. A las seis y media de la mañana el estómago de un ser humano de este lado del planeta no está para pruebas culinarias. Aún estoy dando gracias por la elección. La tostada resultó ser un sándwich caliente de huevo frito. Exquisito.
En el comedor, los oficiales se acercaban a una enorme palangana con tapa enchufada a la pared. Metían sus cuencos dentro y los sacaban llenos de una sopa sospechosamente grasienta. Para explicarme los ingredientes, el capitán me señaló su rodilla y me dijo que la sopa llevaba un día entero preparándose, porque era más saludable. No explicó si la rodilla era humana o de qué otro animal.
Sobre la mesa había un tupperware de los chinos con algas verdinegras y otro con un extraño mejunje rojizo (ver foto adjunta). “Ese es picante. Muy sabroso”, me dijo el capitán. En el centro, un bote con docenas de palillos chinos. Para el sándwich consideré más apropiados un cuchillo y un tenedor.
Según costumbre local (local porque estábamos bajo pabellón coreano), la sopa se bebe del cuenco directamente, sin usar la cuchara. No eructaron al terminar, por cierto. Raro, porque no sería el primer oriental que me sorprende con un eructo en mitad de una conversación.

18 ene. 2010

Eficaz dieta de adelgazamiento


Acérquese al mercado de abastos a primera hora de la mañana. Adquiera el filete de ternera más grueso del puesto de carne más barato. Haga con él lo que quiera durante la mañana, excepto comérselo. Llévelo con usted a casa a la hora de comer. Prepare una sartén con poco aceite. Fría el filete a fuego lento, vuelta y vuelta solamente. Calcule la maniobra para quedar sentado a la mesa exactamente a las 15:00 hrs. Tome el mando a distancia del televisor. Enciéndalo. Sintonice la primera cadena y elimine el sonido para obtener mayor grado de concentración. Mire su filete fijamente durante cinco segundos. Mire fijamente el televisor durante tres minutos, sin parpadear. Absorba con atención las imágenes de cadáveres esparcidos por las calles, niños polvorientos con los ojos reventados, brazos saliendo de los escombros. Vuelva a mirar su filete fijamente durante cinco segundos. Retorne la vista al televisor. Continúe absorbiendo imágenes, esta vez de la última explosión en la plaza del mercado de Kirkuk (Irak) a la hora de más concurrencia. Padres sosteniendo los cadáveres de sus bebés muertos, ciudadanos con extraños hábitos y sandalias llorando amargamente, coches destrozados, más escombros. Mire de nuevo su filete sanguinolento. Apague el televisor. Levántese de la mesa. Coja el plato con el filete intacto. Déselo al perro. Vuelva al salón. Siéntese en el sofá. Medite.

12 ene. 2010

Confesiones de un feto


Si aquí dentro hubiera ordenadores esto sería un blog. Llamémoslo diario submarino, porque estoy inmerso en un líquido y nado dentro. Lo malo es que cada vez hay menos espacio. Antes me hacía unos largos por las mañanas. Ahora apenas puedo mover los brazos.
Estoy acojonado, colegas. Ya puedo contar con los dedos de las manos los días que faltan para salir de aquí. Voy a conocer por fin a papá y a mamá. No es que no los conozca ya, es que no nos hemos visto las caras. A mí ya me han visto en fotos. Hay un tío muy bajito que me hace video y retratos de vez en cuando. Me da mucha vergüenza, porque al principio sólo querían verme los genitales. Cuando por fin me encontraron la colita, empezaron a centrarse en otras cosas, menos mal.
Me han dicho aquí dentro que cuando salga me tengo que hacer el loco una temporada, como un año más o menos, y que luego haga como que me voy enterando de las cosas poco a poco. No puedo ir de “enterao” porque los puedo matar del susto.
Ahí fuera se pasan el día hablando de mí. Creen que no me entero, pero yo estoy al loro de todo.
Me han puesto una habitación llena de barcos, y hay un armario que mamá enseña a todo el mundo, donde está la ropa que me voy a poner. También hay una bolsa que me ha regalado un amigo de papá y mamá que es farmacéutico. Dentro hay todo lo que hace falta para estar limpio. Incluso un termómetro que te lo pegan en la frente y da la temperatura en digital. Ya no hace falta meter el tubito con mercurio en la boca. ¡Qué pasada, tíos!
Papá y mamá tienen muchos amigos. Hay varias amigas de mamá que llevan coleguitas dentro. Uno se llama Iñigo y va a ser pijo. El sábado estuvimos charlando mientras las mamás miraban el armario. A él le queda todavía un rato largo para salir. Dice que le tengo que contar cómo es para estar bien preparado.
Todavía no saben cómo me voy a llamar. Ahora tengo nombre de artista americano. Es que papá no se decide. Dice que me tiene que ver la cara para saberlo. Pues, tíos, lo tenemos crudo, porque yo creo que al salir se te tiene que poner cara de “pringao”, fijo. Y no me van a llamar Pringao, ¿verdad?........¿VERDAD?
Mamá y papá me hablan mucho. No voy a poner aquí las cosas que me dicen porque me sonrojo. Veremos si luego tienen valor de decírmelas a la cara.
He tardado mucho en venir, por eso están que no cagan conmigo.
Mañana o pasado salgo, depende del frío que haga. Yo saco el dedito para medir la temperatura y ya veré lo que hago.

7 ene. 2010

Manifiesto a los Reyes Magos


Camaradas:

Les resultará algo extraño recibir una carta el día 7 de Enero, cuando están iniciando sus meses de vacaciones. El asunto a tratar es de suma importancia y merece su inmediata atención.
Ante todo aclarar que este colectivo reúne a republicanos, anarquistas y comunistas. Los que suscriben rechazamos la existencia de los Reyes, con o sin magia.
Nos dirigimos a ustedes por pura necesidad, para denunciar el trato vejatorio que sufrimos en los últimos tiempos.
Para el día de ayer esperábamos la llegada de al menos dos nuevos compañeros que vinieran a continuar y consolidar nuestro objetivo, hacer honor al dicho “Trabajas menos que los Reyes Magos”, es decir, una vez al año como tope máximo. En la actualidad, nuestra jornada laboral es de un día cada 32 con una duración máxima de 12 horas y vacaciones entre los meses de Junio y Octubre, ambos inclusive. Dicho propósito se ha visto truncado al interrumpirse de forma unilateral la contratación de nuevos miembros de este colectivo, que tradicionalmente comienzan su labor cada 6 de Enero. Pasamos el día de ayer en un sinvivir al no llegar éstos ni recibir noticias al respecto.
Puestos en contacto con la patronal, nuestro representante sindical fue informado de que este año la llegada de los compañeros había sido sustituida por otras necesidades más perentorias, dada la crisis económica que sufre el país en los últimos tiempos. Además, se nos comunicó la obligación de efectuar un viaje a Dublín en el mes de Febrero sin el consiguiente cobro de dietas y horas extras. Seis de nosotros serán elegidos al azar para dicha misión.
Reiteramos nuestro más profundo rechazo por el trato humillante, denigrante y ofensivo que este discriminado colectivo sufre.
Por todo lo arriba mencionado, presentamos oficialmente preaviso de huelga para los próximos días, coincidiendo con la ola de frío siberiano que arrasará la península, que es cuando más duele.
Quedan ustedes informados. Copia de esta misiva será enviada a la patronal para su conocimiento.

El colectivo de calcetines de rombos “SOCKS FOR FREEDOM”.

1 ene. 2010

Han intentado asesinarme o la riqueza del refranero español


Recientemente he sido víctima de un intento de asesinato. Tengo seis amigas, si a eso se pueden llamar amigas, que para más detalles son hermanas entre sí. Tienen más peligro que una caja de bombas. Cuando están aburridas maquinan terribles monstruosidades. De la última ocurrencia fui el objetivo. Una de ellas, ejerciendo de inocente amiga, me llamó para invitarme a merendar en su casa. Acudí al día siguiente a la hora indicada. Estaban sólo ella y sus dos hijos pequeños. Me abandonó al cuidado de ellos alegando que tenía que salir a comprar no sé qué. (Refrán nº1: Donde hay confianza da asco). Poco a poco fueron llegando más hermanas y otros invitados. Volvió la anfitriona también. Cuando llevaba allí aproximadamente una hora, reparé en un extraño ser humano de alrededor de trece meses que paseaba por la casa sin prestar atención a nadie en concreto, con un chupete en la boca. Supe al cabo de los días que aquella bomba ambulante era portadora de un virus mortal, que fue esparciendo allí donde se acercaba.
La merienda transcurrió con aparente normalidad, si exceptuamos las extrañas miradas que las hermanas intercambiaban. He de decir que una de ellas no asistió excusando su ausencia por cierta extraña inflamación que padecía. Es la cabeza pensante del grupo. Sabía el peligro que corría, máxime estando como está en avanzado estado de gestación.
Exactamente treinta horas después de finalizar la celebración, y hallándome tranquilamente reposando en mi cama, mis ojos se abrieron repentinamente y tuve que salir disparada al cuarto de baño, donde por todos los orificios de mi cuerpo expulsé……vamos a dejarlo aquí. No voy a entrar en detalles. El caso es que cuando salí del baño estaba absolutamente hueca. (Refrán nº2: Quien con tiernos infantes pernocta, excrementado alborea). Me arrastré hasta la cama como pude, y de allí no salí prácticamente en dos días, con 38º de fiebre y hecha un verdadero trapo.
Por un fallo de cálculo, el virus se extendió más allá de lo pretendido originalmente, afectando a gran parte de los asistentes a la merienda, entre ellos la madre de mis torturadoras, que Dios las perdone.
Sirva este texto para denunciar el maltrato sufrido y para dejar constancia del hecho acaecido.
P.S. (Refrán nº3: Bicho malo nunca muere)