19 may. 2009

De vuelta en el pueblo (Toscana 8)

Me han dicho que mi diario de viaje es tan interesante como los libros de Stieg Larsson. No hay problema, si hay que matar a alguien, se mata. Todo sea por mantener el interés.

A pesar de haber puesto dos despertadores para las 06:20 hrs, mi reloj interno se empeñó en hacerme madrugar, así que a las 05:30 hrs ya estaba en planta. Los amabilísimos empleados del hotel abrieron el comedor quince minutos antes para permitirme desayunar antes de marchar.
Tren a las 07:20 hrs de Pisa a Pisa Aeropuerto. Cinco minutos de trayecto. En la sala de espera, los pasajeros de un vuelo a Tirana. Aldeanos vestidos de domingo. Son los orgullosos padres de inmigranes albaneses, que vuelven a casa tras visitar a sus hijos en la parte rica de Europa.
El mío me estaba esperando, no tan orgulloso, en el aeropuerto de Sevilla. No me han perdido la maleta. Milagro.

Fin de trayecto. Voy a poner la lavadora.

18 may. 2009

Ultimo día en la Toscana (Toscana 7)










Esta mañana mi estómago se rebeló contra mí. Quiere lentejas de mamá ya.

Tren a Lucca........ enormes murallas de ladrillo rojo circundan Lucca y le confieren un carácter especial, aislándola del tráfico y del mundo moderno. Lucca es una ciudad apacible, de callejas estrechas, que conserva prácticamente intacta su planta romana.............. pisé caca de perro contemplando la fachada de la catedral del siglo XI.
La foto 1 está sacada delante de la iglesia de San Frediano en Lucca. El fotógrafo fue un noruego de 80 años que no había sostenido en sus manos una cámara digital en su vida. De ahí el maravilloso enfoque de la imagen.
De vuelta a Pisa, pizza, para hacer saber a mi estómago quién manda aquí.
De nuevo recorrido por la ciudad. He de confesar que hoy la he mirado con otros ojos y me ha gustado mucho más que ayer.
La explanada del Campo de los Milagros es de hierba verdísima. Había mucha gente disfrutando del sol tirada por allí. De repente, un aspersor como la manguera de los bomberos comenzó a regar aquello. Gente corriendo despavorida por todos lados.

Souvenir del día: camiseta de Bart Simpson empujando la torre de Pisa y
escapándosele un pedo a causa del esfuerzo. ¡Qué soez!

El tráfico en este país me hace reír. Todos van a su bola, pero a su bola, y nadie se molesta. El viernes, cuando íbamos en el coche camino de Marina di Castagneto, en el coche de delante iban la presidenta y la vicepresidenta de WISTA Italia. Hicieron todo el camino por el centro de la carretera, con dos ruedas en cada carril. Las griegas me contaron, cuando nos encontramos en Pisa ayer por casualidad, que el chófer las había traído desde los viñedos a 190 km/hora.

En la foto 2 estamos todas las asistentes a la reunión de WISTA Mediterráneo.

Voy a salir a cenar y a acostarme temprano. Mañana quiero salir a las siete para
el aeropuerto.

Papá, no te olvides de ir a recogerme a las 12:20 hrs.

17 may. 2009

La cateta está en Pisa (Toscana 6)



Hoy por la mañana nos dedicamos a no hacer nada. A las doce nos llevaron otra vez en el supositorio Mercedes y otros vehículos a los viñedos Guado al Tasso. George Clooney estuvo recientemente, pena de fechas. La zona pertenece a la familia Antinori, que parece ser que es de mucho abolengo. Yo hubiera preferido ir a una fábrica de chocolate que hay cerca de Pisa, pero cuando te invitan hay que ir a donde te lleven. Con lo que me gusta el vino.....
En la foto 1 un potro de la familia Antinori intenta comerse mi bolso.
Avisados de que Withfloor no bebe vino, tuvieron la amabilidad de traerme una jarra de agua con gas y otra sin gas para la comida. Nos sirvieron un pica pica en los jardines. Todo delicioso.
Después de comer llegó el momento de las despedidas. ¡Qué bien lo pasamos, qué pena, qué corto, nos vemos en Londres en Septiembre! Las italianas a sus casas, las griegas al aeropuerto de Pisa, la israelí al aeropuerto de Roma en coche de alquiler, y la polaca y yo a Pisa. Ella vuela mañana temprano y yo me quedo hasta el martes. Nos trajo Gloria Dari en su flamante Mercedes y otra vez vine sentada con su Gucci. Ayer se presentó en la cena con un Salvatore Ferragamo. ¡Pobrecita!
En lugar de dejarnos tiradas a nuestra suerte, Gloria nos mostró Pisa. En el Campo de los Milagros nos encontramos con las griegas, que habían sobornado a su chófer para que las llevara a ver los monumentos antes de coger el avión. Fotos, fotos y otra vez despedidas.
En la foto 2 estoy arreglando el problema. En 11 años de trabajos los ingenieros la han desinclinado 38 cm. Para mí ha sido cuestión de minutos.
No me ha gustado Pisa. Sólo el Campo de los Milagros merece la pena.
Mañana voy a coger un tren para visitar Lucca.

16 may. 2009

Fin de semana Toscano (Toscana 5)

El día de ayer terminó con una cena acompañada por un pianista al que casi vuelven loco cantando a coro con él 22 mujeres.
Hoy tuvimos mañana de conferencias por parte del almirante Pollastrini y presentaciones de los distintos países. Como la presidenta de WISTA Spain falló a última hora (te voya matar, Carmen), me tocó a mí presentar la parte española.
Tarde de playa, piscina, spa o masajes, a elegir. Uno de los tratamientos propuestos: te rebozan en sal, te envuelven en papel de celofán, te sumergen en una bañera con burbujas a toda potencia, sales completamente desollada, te dan un masaje con aceite y limón. No, no lo probé.
Al atardecer nos llevaron a un típico pueblecito medieval toscano. Fuimos por esa carretera comarcal que sale en todos los folletos turísticos, con los cipreses a ambos lados.
El marido de la madre del futbolista, que no es el padre del futbolista, conduce un Mercedes clase R. Es como un supositorio donde caben ocho pasajeros. Muy divertido para ir de excursión.
La cena fue espectacular, con un menú a base de platos típicos. El postre fue la caña. Parecía un flan de chocolate. A corta distancia descubrías que era bizcocho, y al meter la cuchara, del centro salía praliné líquido caliente. Comí dos. Queda imagen para la posteridad.
El Festival de Eurovisión causa furor en Grecia. Llamaron tres veces durante la cena para saber cómo iban las votaciones.
De vuelta al hotel, volvieron a torturar al pobre pianista.

15 may. 2009

Desde la Toscana la misma cateta (Toscana 4)



El parte diario no podrá salir hoy porque estos petardos del Tombolo Talasso cobran 12 leuros por tres horas de conexión a Internet y va a ser que no. El domingo, cuando llegue a Pisa, si hay suerte, os lo haré llegar.
Hoy me levanté temprano y bajé a desayunar a las siete. 26 japoneses y yo.
Llegué en tren a Livorno a las 10:00 hrs. Tuve que compartir taxi con una señora que hablaba por los codos (en italiano, por supuesto) porque los autobuses funcionaban con servicios mínimos y los taxistas no podían con todo. Era la mujer de un marino e iba al puerto a embarcar con su esposo.
Llegué al Grand Hotel Palazzo, donde me habían citado colegas de WISTA Italia.
En la foto 1 estamos en la terraza del hotel. La rubia es la madre de Giorgio Chiellini, futbolista de la Juve y la selección italiana. Ella asistió al partido de la Eurocopa en que derrotamos a su selección, pero no nos guarda rencor. Dice que para todo el mundo ha dejado de ser Lucia Filippi, vice-presidenta de Westfal-Larsen Shipping Italia, para ser la madre de Giorgio Chiellini.
Vinimos en coche hasta el hotel Tombolo, en la costa toscana. Hice todo el viaje sentada junto a un bolso Gucci auténtico. Se nota, eh, se nota.
Durante la tarde han ido llegando todas las asistentes. Hoy cenamos 30. Procedemos de Italia, Israel, Grecia, Polonia y España. En la foto 2 estoy con el almirante Raimondo Pollastrini y su ayudante. Mañana nos va a dar una charla. Su mujer es la presidenta de WISTA Italia.
Acabo de pasar hora y media metida en el agua, en el spa. He recuperado el control de mis piernas finalmente.

14 may. 2009

La cateta de nuevo desde Florencia (Toscana 3)

Conseguí salir de la cama esta mañana. Las duras sesiones de spinning dan su fruto. Rauda y veloz me dirigí al Palazzo Pitti para visitarlo y continuar con los jardines de Boboli antes de que el calor me derribara.
A las 09:40 hrs hacía ya un calor, un caloooooooor. Pero mereció la pena. Aunque pensándolo bien, tanto gastar en porcelanas, carruajes, trampantojos, y no se les ocurre poner una escalera mecánica para subir aquellas cuestas. ¡Qué cuestas! De nuevo me salvaron la vida mis sesiones de spinning. Era para dejar los pulmones allí. Y el tal Pitti, subnormal, que arruinó a la familia para hacerse aquella monstruosidad.
En la foto podéis verme en lo alto más alto de lo alto de los jardines de Boboli.
Cuando volví del otro lado del Arno (no he querido sonar pedante diciendo: cuando volví de Oltrarno....) fui a la Piazza della Signoria otra vez, que me tiene fascinada. Subí a la Loggia dei Lanzi a ver las estatuas de cerca. Y me fijé que tienen unos cables pegados por todo el cuerpo, desde la base hasta la punta de los dedos. A ver, listillos que hacéis comentarios, ¿por qué tienen esos cables?
En los puestos de souvenirs el objeto estrella son unos gayumbos con la foto de los genitales de David. Tranquilos, no os he comprado ninguno.
Se me heló la sangre al ver un cartel en la calle. Comprar objetos falsos puede conllevar multa. En el fondo de mi cabeza sabía yo que aquello estaba mal. Por eso metí mi bolso falso aprisa y corriendo en la mochila cuando lo compré. Yo había leído aquello en algún sitio. Es que si me pillan, por el precio de la multa me compro el auténtico. Y me he cruzado tres veces con los negros hoy. Y llevaban bolsos de Prada, pero me he cagado.
Esos japoneses saliendo de Gucci cargados de bolsas. ¡Cómo los odio!
He pasado varias veces por el escaparate de una confitería que vende onzas de chocolate de tamaño supergrande. A 30 leuros el kilo, 30 leuros, 30.
Después de comer dejé de caminar y comencé a arrastrar los pies como pude por las calles de Florencia. Estoy machacada.
Me he quemado la parte trasera del cuello, cual jornalero. Llevaba 21 años tapada por el pelo.
Mañana por la mañana me esperan en Livorno a las 11:00 hrs. Comienza el verdadero motivo de mi viaje a Italia. Un fin de semana en la costa Toscana, en un spa que te cagas (www.tombolotalasso.it), organizado por WISTA Italia para las "miembras" (no he podido evitarlo) de los países mediterráneos. Bueno, se nos coló una polaca, pero vale. ¿Qué es WISTA? Lo podéis ver en www.wista.net.

13 may. 2009

La misma cateta desde Florencia (Toscana 2)

Antes de empezar con el segundo informe, he de decir para aquellos que han quedado impresionados negativamente por mi descripción del vuelo con Ryanair, que no dio miedo en absoluto. Despegamos de muerte, aterrizamos de muerte, como si hubiéramos pagado 600 euros con Iberia. Y lo mejor, que se me pasó ayer, cuando el avión aterrizó y se hizo ese silencio de alivio por no habernos convertido en una bola de fuego, sonó por megafonía una trompeta victoriosa: "TATATATATATA. Welcome to another Ryanair destination". A todos nos entró la risa.
Probablemente mañana no sea capaz de levantarme de la cama. Acabo de pasar nueve horas y media dando vueltas por Florencia. Incluso para comer tuve que tomar un bocadillo sentada en un banco porque conseguí entrada para los Uffizi a las 14:15 hrs y no podía perder tiempo.
En la foto podéis verme con David. Muy simpático, por cierto. Más alto de lo que pensaba.
Los carabinieri son como modelos de Versace disfrazados de capitán general. Con el calor que hacía hoy iban con esas guerreras azules y unos guantes de cuero gordo en la mano. "Pa" matarlos.
Estuve en Louis Vuitton. Como el bolso más barato costaba 3800 euros, decidí acercarme a un negro que los vendía cien metros más allá. Hice uso de mis dotes de regateadora y me planté en la mitad del precio que él me pedía. Y yo plantada hasta que el tío cedió. Estoy muy orgullosa de mi bolso de Louis Vuitton. Cuando me lo veáis por la calle, haced como que no os lo he contado.

Los Uffizi. Bastardos, más que bastardos. "La Tribuna" estaba en restauración y no he podido ver los cuadros de Botticelli. Pero he flipado con El duque y La duquesa de Urbino (ese señor del gorro rojo, de perfil, con los ojos huevones y la nariz extraña). Toda la vida viéndolos en fotos y te los encuentras de repente de verdad y flipas.

El Duomo por dentro muy bien, pero es mejor por fuera. No he subido a la cúpula. He dejado los 463 escalones para mejor ocasión.

Entré casi por casualidad en la iglesia Santissima Annunziata y flipé. Barroco hasta las orejas. Pero lo mejor fueron los rusos que entraron conmigo. Ellas llevaban la cabeza cubierta con pañuelos. Iban acompañados de dos sacerdotes, uno con barba larguísima y una sotana verde aceituna. Supongo que eran ortodoxos. Se pusieron a cantar a capella muy bajito en una de las capillas. A LU CI NAN TE.

Comí un helado en Vivoli, que se jacta de ser la mejor heladería del mundo. Muy bueno. Y ayer bebí un chocolate caliente, a pesar del calor, en Rivoire. También se lo tienen muy creído. Están justo en la Piazza della Signoria y sentarse allí es un espectáculo. Bueno, lo cobran como un espectáculo.

Voy a salir a cenar y a ponerme en horizontal enseguida.

12 may. 2009

Una cateta en Florencia (Toscana 1)

Hoy he vivido mi primera experiencia Ryanair.
Volar ha perdido totalmente el glamour. Nos llevaron andando por la pista del aeropuerto para ahorrar autobús. Ibamos con los asientos sin numerar, así que hubo que luchar por una ventanilla. Nos contaron a dedo para saber cuántos íbamos a bordo. Dejaron las filas 4 y 5 sin pasajeros por "estabilidad del aparato". Pasaron una bolsa de plástico de Mercadona para que echáramos dentro la basura. Es como ir en el autobús de Damas pero sin pasajeros de pie. No lo hacen porque al aterrizar se matarían dos o tres. Por lo demás, un vuelo genial. Por mí pueden seguir ahorrando glamour a los precios que venden los billetes.
Una vez en el aeropuerto de Pisa (el vuelo era directo Sevilla/Pisa), tomé un tren con destino a Florencia. Como hacía calor, íbamos con todas las ventanillas abiertas. Sí, se pueden abrir las ventanillas. No sé si es que no tienen aire acondicionado o que no lo encienden.
Como detalle, un cubo y una fregona en medio de la vía del tren justo en la estación del aeropuerto. En los aledaños de la estación, muchas pintadas con LIVORNO MERDA. Debe ser que se llevan mal.
Por fin llegué a Florencia, puntual, todo hay que decirlo. Dos minutos andando y ya estaba en el hotel. Y tengo "una habitación con vistas". Vacié la maleta y salí desaforada a verlo todo. Todo está a tiro de piedra. Es alucinante.
Me sale Renacimiento por las orejas.
Hay más americanos e ingleses que italianos por la calle. Cada vez que pido a alguien que me haga una foto, tengo que hablar en inglés. La foto que adjunto me la sacó un señor gordito de Washington D.C. (así fue como me lo dijo, con D.C. al final). Para los que no conocéis el lugar, es el Duomo. Si te acercas ves que está hecho todo de mármol de distintos colores, y tiene miles de detalles pequeñísimos. Florecitas como puños, lagartijas esculpidas, circulitos. Trabajo de chinos. Mañana lo visitaré por dentro.
Esto es todo por hoy.