4 jun. 2009

Kung Fu

Se ha muerto Kung Fu. Lo acabo de oír en la radio. No es que me dé mucha pena, pero era un personaje de mi infancia. La verdad es que me daba muy mal rollo aquel tío desaliñado subiendo siempre por las dunas de Doñana con un resol que daba pena verlo.
¿Y el calvo? El calvo me ponía los pelos de punta, con los ojos mirando para dentro y siempre echándole broncas a Kung Fu. Y cuando salía el calvo las imágenes no eran en blanco y negro, sino en gris claro, que daba más impresión.
Yo lo pasaba fatal, pero para dos programas que nos dejaban ver en la tele el fin de semana y que no tenían dos rombos, había que hacer un esfuerzo. No es como ahora, que estos desgraciados tienen 60 canales de dibujos animados desde las siete de la mañana. Yo me acuerdo que el día de las primeras elecciones generales hubo tele por la mañana, y pusieron dibujos. Mi hermano y yo en pijama delante de la pantalla como locos. Alucinamos aquel día.
A Kung Fu lo vi hace poco en Kill Bill. Allí sí que se moría bien muerto.


1 comentario:

Ricardo Arias dijo...

¡Qué recuerdos! También estaba genial, junto con su hermano, en "Forajidos de leyenda" (Long Riders), de Walter Hill.