4 oct. 2012

Una cateta en París (Día 5)


A las 07:00 hrs empezó a cantar un señor en griego. A las 07:03 seguía cantando el señor en griego. Eleftheria no se movía. Tuve que buscar a oscuras su iPhone para hacer callar al señor griego. Volví a acostarme. Me quedé muy quieta escuchando. Eleftheria no se movía. Eleftheria no respiraba. ¿Y si se ha muerto? ¿A quién tengo que llamar? ¿Cómo explico que estoy compartiendo habitación con una griega? ¿Me voy a perder las reuniones de la mañana si me tengo que quedar vigilando el cadáver hasta que lo vengan a buscar? Todas esas preguntas pasaron por mi cabeza hasta que a las 07:15 comenzó a cantar Dean Martin. Eleftheria tosió. Eleftheria se levantó. Eleftheria hizo callar a Dean Martin. Eleftheria volvió a meterse en la cama.

Yo me levanté, me arreglé y bajé a desayunar dejando a Eleftheria durmiendo porque la afortunada Eleftheria no tenía que estar presente hasta las dos de la tarde.

Caminé los doscientos metros que separan nuestro hotel del centro de convenciones Eurosites en la Avenida George V. La reunión de presidentes de cada país WISTA comenzó a las nueve de la mañana. Duró hasta las dos de la tarde. A esa hora nos sirvieron la comida y se unieron a nosotras todas las demás asistentes a la conferencia. Lasagna fría de verduras, salmón al horno con una salsa deliciosa y un postre compuesto por sorbete de una fruta cuyo nombre ahora no recordamos, sobre una base de galleta. Cada dos por tres me tenía que levantar a saludar. Hay gente a la que veo de año en año y es una alegría encontrarnos. Incluso había una holandesa a la que no veía desde Copenhague 2007. Todo el mundo, absolutamente todo el mundo me preguntaba lo mismo: “¿Cómo está España?” Estamos en boca de todos.

La sesión de la tarde comenzó tarde, como siempre. Mover a doscientas mujeres tiene sus dificultades. Discutimos asuntos relativos a WISTA y votamos las sedes de las conferencias de 2013 (Montreal) y 2014 (Limassol, Chipre). También hubo elecciones de parte del comité ejecutivo. Nuvara, la tesorera americana y otra más nos dejan. En su lugar entran una tesorera inglesa, una griega y una de los Emiratos Arabes. Como regalo de despedida, las salientes recibieron una maqueta preciosa. La presidenta de WISTA Polonia tiene una empresa que fabrica maquetas de barcos. Se las encargamos especialmente para la ocasión.

La reunión terminó con 45 minutos de retraso. Nos dieron 20 minutos para dejar las cosas en el hotel y tomar el autobús para el cóctel de bienvenida, que se celebró en el Hôtel de La Marine, en la Place de la Concorde. Aquí a las casas un poco grandes las llaman hôtel. No tiene por qué hospedarse nadie dentro. En este caso, es la sede de la marina francesa.

Sirvieron unos canapés originales y riquísimos. Los camareros me miraban raro cada vez que me acercaba a la barra a pedir Coca Cola. Es como pecado mortal no beber vino o champán.

A las nueve de la noche volvimos a la zona del hotel en metro. Nos sentamos en la misma terraza donde estuvimos hace dos noches. Estuve con tres griegas y seis turcas, que como buenas musulmanas se metieron entre pecho y espalda botella y media de vino tinto. Por cierto, llovía copiosamente.

Nuvara cruzó la calle y fue a su hotel a buscar una caja de baklava, que es el hojaldre con pistachos y miel que me encanta. Le metimos mano al baklava. Hacia las doce dejamos a las turcas en la terraza y nos marchamos. Una de las griegas tiene su hotel cerca del Louvre. Se marchó en taxi. Las otras dos son las que comparten habitación conmigo.

Al llegar al sexto piso del hotel no nos encontramos con el individuo con el que llevo dos noches coincidiendo. Estaba sentado en el suelo del pasillo, en camiseta, calzoncillos largos y calcetines, leyendo apoyado en la pared. Imagino que a su señora no le gusta que lea en la cama y se va para no molestarla. Es la única explicación lógica que he podido encontrar.

Es la una y  media y mis dos compañeras de habitación acaban de cerrar la boca y los ojos después de un rato de charla y de risas.

 

Buenas noches desde París.



No hay comentarios: