3 jul. 2009

Tavira 2009 (Primera parte)


Es tradición pasar el último fin de semana de Junio en la isla de Tavira, Portugal. A la isla se accede en un pequeño barquito que siempre tememos que se hunda durante la travesía de cinco minutos. En la isla hay un camping y una docena de chiringuitos donde nos ponemos ciegos de comer arroz de marisco y otros suculentos alimentos. Personalmente, mi dieta se reduce al arroz desde que llego hasta que me voy. Para el desayuno tengo que prescindir de él porque no encuentro chiringuito que me lo prepare. A cambio, devoro “tostas mixtas” (tostadas de jamón, queso y mantequilla).
La rutina es siempre la misma. Nos vemos a las 16:30 hrs del viernes en una cafetería de Huelva, salimos sobre las 17:30 hrs. Llegamos a la isla sobre las 19:00 hrs. Montamos las tiendas, nos vamos al chiringuito a tomar algo, cenamos como bestias, nos vamos al chiringuito a tomar algo, nos acostamos en las tiendas, dormimos poco y mal, nos levantamos sobre las 08:00 hrs, esperamos con un agujero en el estómago hasta que abren el chiringuito a las 10:00 hrs, devoramos las “tostas mixtas”, nos ponemos el bañador, vamos a la playa, vuelta y vuelta al sol hasta las 14:00 hrs, nos vamos al chiringuito a tomar algo, nos vamos a otro chiringuito a comer arroz de marisco, nos vamos a la playa hasta las 21:00 hrs, nos duchamos, nos vamos al chiringuito a tomar algo, nos vamos a otro chiringuito a comer arroz, nos vamos al chiringuito a tomar algo, nos acostamos en las tiendas, dormimos poco y mal, nos levantamos sobre las 08:00 hrs……
Entre tomar algo y tomar algo nos partimos de la risa. Y a la vuelta nos damos cuenta de que hemos aparcado durante dos días y medio todos los problemas, los malos rollos, el estrés, la rutina.
En la isla no hay coches. ¿Quién puede presumir de haber pasado dos días seguidos sin ver u oír un coche?
La tradición data de 1994. (Coño, no hemos celebrado el 15 aniversario)
Este año hemos descubierto con horror que SOMOS LOS MAS VIEJOS DEL CAMPING. Nos vemos rodeados de adolescentes celebrando el inicio de las vacaciones escolares con botellones sin fin. Nosotros hemos alcanzado ya el estatus social que nos permite tomar algo en el chiringuito.

2 comentarios:

CHUPI dijo...

Joder, qué bien montado. ¿cómo andan los precios en los citados chiringuitos? porque como se parezcan a los de aquí yo me veo más en los botellones y con la tortilla, y algún arrocito suelto caería. Pero el ritmo de chiringuiteo que lleváis es la leche, no?.

Withfloor dijo...

Ya no es tan barato como antes, pero, ¿eso qué es para la gente de dinero?