16 may. 2009

Fin de semana Toscano (Toscana 5)

El día de ayer terminó con una cena acompañada por un pianista al que casi vuelven loco cantando a coro con él 22 mujeres.
Hoy tuvimos mañana de conferencias por parte del almirante Pollastrini y presentaciones de los distintos países. Como la presidenta de WISTA Spain falló a última hora (te voya matar, Carmen), me tocó a mí presentar la parte española.
Tarde de playa, piscina, spa o masajes, a elegir. Uno de los tratamientos propuestos: te rebozan en sal, te envuelven en papel de celofán, te sumergen en una bañera con burbujas a toda potencia, sales completamente desollada, te dan un masaje con aceite y limón. No, no lo probé.
Al atardecer nos llevaron a un típico pueblecito medieval toscano. Fuimos por esa carretera comarcal que sale en todos los folletos turísticos, con los cipreses a ambos lados.
El marido de la madre del futbolista, que no es el padre del futbolista, conduce un Mercedes clase R. Es como un supositorio donde caben ocho pasajeros. Muy divertido para ir de excursión.
La cena fue espectacular, con un menú a base de platos típicos. El postre fue la caña. Parecía un flan de chocolate. A corta distancia descubrías que era bizcocho, y al meter la cuchara, del centro salía praliné líquido caliente. Comí dos. Queda imagen para la posteridad.
El Festival de Eurovisión causa furor en Grecia. Llamaron tres veces durante la cena para saber cómo iban las votaciones.
De vuelta al hotel, volvieron a torturar al pobre pianista.

No hay comentarios: