19 may. 2009

De vuelta en el pueblo (Toscana 8)

Me han dicho que mi diario de viaje es tan interesante como los libros de Stieg Larsson. No hay problema, si hay que matar a alguien, se mata. Todo sea por mantener el interés.

A pesar de haber puesto dos despertadores para las 06:20 hrs, mi reloj interno se empeñó en hacerme madrugar, así que a las 05:30 hrs ya estaba en planta. Los amabilísimos empleados del hotel abrieron el comedor quince minutos antes para permitirme desayunar antes de marchar.
Tren a las 07:20 hrs de Pisa a Pisa Aeropuerto. Cinco minutos de trayecto. En la sala de espera, los pasajeros de un vuelo a Tirana. Aldeanos vestidos de domingo. Son los orgullosos padres de inmigranes albaneses, que vuelven a casa tras visitar a sus hijos en la parte rica de Europa.
El mío me estaba esperando, no tan orgulloso, en el aeropuerto de Sevilla. No me han perdido la maleta. Milagro.

Fin de trayecto. Voy a poner la lavadora.

No hay comentarios: