9 oct. 2014

Una cateta en Chipre (Día 6)

Desperté yo sola sin ayuda de nadie a las siete y veintiocho, dos minutos antes de que sonara el despertador. Me arreglé rápidamente, bajé a desayunar al jardín y me fui a la sala de reuniones donde íbamos a celebrar las sesiones.
Hoy comenzó la conferencia internacional anual de WISTA. ¿Por qué Chipre? Este país es sede de una bandera de conveniencia. Si abanderas tu barco en Chipre, pagas menos impuestos y te acoges a una normativa ligeramente más permisiva que en otros países europeos. Al abrigo de la bandera se han establecido aquí armadores y todo tipo de empresas relacionadas con el sector marítimo, uno de los pilares de la economía local.
Este año somos alrededor de 300. La asociación es my reconocida en el sector local. Hasta nos han dejado colocar un anuncio en el paseo marítimo.
Como todos los años desde que soy la secretaria de la asociación, el miércoles es el día peor para mí porque tengo que estar pendiente de la logística de las ponencias y hablar en público, que me aterra.
Comí poco y rápido para seguir organizando cosas, pero tuve tiempo de saludar a todo el mundo en el buffet. Es guay encontrarse con las amigas un año tras otro.
Tenemos esta vez al delegado más joven de la historia, segundo hijo de la noruega Birgit Liodden. Lleva un mes paseándolo por toda Europa y el tío ni se inmuta. Antes le tocó a su hermano mayor viajar, aunque nunca coincidió en una conferencia nuestra.
Durante las sesiones de la tarde se presentaron los nuevos países donde se ha establecido WISTA, como Sri Lanka o lslas Cayman.
Fijaos lo fácil que es montar un chiringuito en las Islas Cayman, que el año que tardamos en España en constituir la asociación oficialmente, con registro en el ministerio, obtención de NIF y apertura de cuenta corriente, lo han reducido ellas a un mes.
Las holandesas cada año nos hacen un regalo naranja. Esta vez ha sido una pashmina chulísima que todo el mundo se puso por la tarde porque hacía un frío terrorífico en la sala. Confieso que yo hoy estaba tan liada que ni frío ni calor. Mañana sí pienso llevarla conmigo porque voy sólo de oyente.
WISTA Turquía nos puso al día de la conferencia anual que celebraremos en Estambul el año que viene, y WISTA USA presentó la propuesta de celebrarla en 2016 a bordo de un crucero saliendo de Miami y haciendo escala en Bahamas. Suena a cachondeo pero de verdad que se hacen conferencias a bordo y se trabaja. Además, te ofrecen la oportunidad de visitar el puente, la sala de máquinas y el sistema de gestión de residuos con los oficiales al cargo explicando el funcionamiento de todo.
Terminamos cerca de las seis de la tarde con un video que presentó Imelda, la presidente de WISTA Filipinas, sobre el proyecto de ayuda a las víctimas del tifón Haiyan en el que WISTA participó. En él aparecen dando gracias a la asociación los niños del colegio que se construyó con los fondos recogidos. La mitad de la audiencia acabó soltando más de una lágrima de emoción.

Subí a la habitación a soltar todos los bártulos y a sentarme un rato a descansar. A las siete y media nos recogieron cinco autobuses para ir a la marina  para el cóctel de bienvenida. Antes de partir me saqué una foto con las otras infectadas. Tienen las manos ásperas como si trabajaran en el campo en lugar de en una oficina.
Pillar un canapé estuvo difícil, así que al volver al hotel tuvimos que ir a los jardines a cenar algo. He de confesar que yo sí me hice con unos cuantos canapés y pasteles de chocolate, así que no tuve que comer nada.
Estuve intentando meter miedo a Baby WISTA, pero como el chaval todavía no enfoca, no hubo manera.
A la una de la madrugada dimos por finalizada la jornada.





No hay comentarios: