14 sept. 2009

Una cateta rodeada de marcianos (Londres, dia 3)

En el colmo absoluto del pijerio os estoy escribiendo esta cronica desde el Apple Store de Regent Street con un MacBook Air. La tienda tiene dos plantas, todo de cristal. Hay cientos de ordenadores y iPods para uso publico. Hay gente entrando y saliendo continuamente. He tardado unos diez minutos en tomar posesion de este artilugio, pero ha merecido la pena.
Aqui el refran "No por mucho madrugar amanece mas temprano" no tiene sentido. Te levantes a la hora que te levantes, ya ha amanecido. En este pais sin persianas no hay quien duerma hasta mediodia.
Lo primero que hice hoy fue tomar el metro y dirigirme a Holborn, donde esta la Corte de Justicia. Los abogados si saben comer. Hay muchos restaurantes de comida sana por los alrededores.
En segundo lugar fui a ver St. Paul, la catedral. Luego camine hasta el Millenium Bridge, el puente que diseno Norman Foster y tuvieron que cerrar nada mas inaugurarlo porque vibraba. Es un puente peatonal. Sigue vibrando, creedme. Me pare a comprobarlo. Desde alli se accede a la Tate Modern, un museo instalado en una antigua central electrica.
Tome otro metro y fui a ver la Torre de Londres y el Puente de la Torre. Accedi desde alli a St. Katherine Docks, unos atraque escondidos entre edificios. Estaban alli todos los barquitos antiguos que participaron ayer en el Thames Festival. En ese momento salio el sol. Un sitio precioso.
A continuacion, St. James Park de punta a punta caminando hasta llegar al Palacio de Buckingham. Ondeaba la bandera en el mastil. La reina estaba en casa. De alli a la estacion Victoria para comer en unos comodos sofas que ya tenia vistos desde el sabado. Y es que mis rinones estan a punto de caerseme al suelo.
He descubierto la existencia de un musculo desconocido en el tobillo derecho. Duele. Lo que no entiendo es por que no me duele el del tobillo izquierdo, si las dos piernas vinieron conmigo ayer a todas partes.
(Mucho Apple Store y mucho MacBook Air pero sigo sin acentos y sin letra n con rabito arriba).
Despues de comer vine a Regent Street y Oxford Street, las calles de las compras sin limite. Regent Street es mas elegante. Contiene las tiendas de ver pero no tocar. En otros tiempos habia algunas en las que no me atrevia a entrar por culpa de la mirada de desprecio del vigilante de la puerta. Mi poder adquisitivo ha debido de subirme en la cara porque ahora me abren a puerta y me sonrien. ?Veis para que sirven las canas?
Estuve en Marks & Spencer. Cuando pague lo que habia comprado, observe que me estaban haciendo descuento. Pregunte a la dependienta y me conto que el gobierno ha eliminado el IVA hasta finales de ano para incentivar la economia. !Toma ya! La dependienta no tenia menos de 70 anos. Le encanta Madrid. Ha estado ya dos veces.
Esta tarde ha llovido. Ha sido un alivio. Ya estaba yo preocupada.
Ayer vivi un momento de panico. Fui a enchufar el iPhone para cargarlo y aquello no iba. Estos marcianos tienen unos enchufes diferentes, gordos como punos y con tres pinchos en lugar de dos. Dentro del enchufe hay un fusible. Vine desde Espana con un adaptador y supuestamente no funcionaba. Sudor frio. Tambien tenia que cargar la camara de fotos. Palpitaciones. Conserve la calma suficiente para intentarlo desde otro enchufe. Alivio. Era el de la pared el que no funcionaba.
Antes de acostame estuve haciendo zapping. Estaban poniendo "Coronation Street". De verdad, no me lo puedo creer. Esa serie lleva en pantalla mas de 50 anos. Es veridico, 50 anos.
Os dejo. Voy a beber algo porque estoy sedienta. Buscare una Coca Cola de cereza, que me encanta. Otra de esas cosas que hay aqui en Marte y nosotros los terricolas no disfrutamos.

No hay comentarios: